jueves, 14 de julio de 2016

Reflexión inconexa tras leer otra reflexión.


Hola blog, sí, hace cinco días que cumplí 19 años. ¡MADRE MÍA QUE MAYOOOR! No, la verdad que no, porque aunque yo me vea como una persona madura (que maduró con quince años) siempre hay alguien que se esfuerza en decirme que todavía no he madurado. Bueno, tal vez no he madurado para esas personas, pero para mí sí, y aquí el que importa soy yo. Tal vez será lo más egocéntrico que he dicho en mi vida, pero después de leer este blog: Quítate los prejuicios, este es un sitio para sentirse en casa (IRENE PAUS) me he dicho a mí mismo, ¿por qué no escribir una entrada media hora antes de ir a la peluquería sobre lo que opino de lo que he leído? Bueno, más bien lo que comparto con lo que he leído. Llevo sin escribir bien... desde el mes de enero, no sé que me está pasando. 

Muy bien mundo, me he dado cuenta de que lo de la media naranja es mentira. Yo porque escribo romántica siempre he pensado que habría un amor verdadero por ahí suelto, pero me parece a mí que no. Todos esos consejos de que el amor llega "cuando menos te lo esperas" es mentira. Sí, sí, mentira. Más bien porque: no necesitamos una media naranja. Eso es, y no os escandalicéis, no es el consejo de una persona solterona que nunca ha estado enamorada, es un pensamiento de realidad. Mientras te quieras a ti mismo y tengas un amor fraternal, no necesitas un amor romántico y pasteloso. Puedes buscar entre todas las personas, a una la cual te dé la suficiente confianza como para tener una estabilidad, estabilidad emocional, es decir, que puedas agarrarte a ella cuando más lo necesites. Quizás esto resulte algo contradictorio, pero no soy una buena persona dando argumentos. Quizás lo que quiero decir es que HOY EN DÍA, todo lo del amor verdadero es mentira, más que nada porque nadie lo busca, y a quien lo busca se lo niegan. 

Una conclusión de todo esto sería, que una vez que madures emocionalmente (yo creo que lo he hecho, aunque si tú, mundo, piensas que todavía no, me da igual) no necesitas buscar una media naranja, simplemente una persona amigable que te haga sentir a gusto cuando hablas con ella, y yo creo que de esas personas, he encontrado un montón. 

PD: Siento no poder poner cosas en negrita, subrayadas, en cursiva, etc, pero mi ratón está tonto y no me deja subrayar las cosas para poder copiarlas o cambiarles el formado. Disculpen las molestias. 
La música es la leche, la encontré un mes después de ver la peli jajaja :P