viernes, 21 de julio de 2017

Amor y castigo


Cuenta la leyenda que si caminas por los jardines de este castillo puedes sentir lo que ha pasado tras sus muros. La piedra gris ahora agrietada cobija a los fantasmas de los cortesanos que vieron cómo un rey ejecutaba a su hija y al amante de esta. Ella era una princesa de cabellos dorados que ansiaba salir de la jaula de oro en la que vivía. Él, un campesino de ojos verdes que sólo quería amar y ser amado. ¿Por qué debía ser un amor imposible? ¿Por qué un rey no consentía que su hija fuese feliz con la persona a la que amaba? Los amantes fueron juzgados en el salón del trono ante la atenta mirada de toda la corte. “Recibirán un castigo ejemplar” —dijo el monarca—. “Este será la muerte”.

Si acercas tu oreja a la pared del torreón escucharás las lágrimas de la princesa antes de ser ejecutada después de su amante. Pero si te mantienes en silencio unos minutos más, podrás ver incluso cómo no pudo aguantar la soledad y se precipitó desde la ventana de la torre para reunirse con su amado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario